Malagón se sitúa en el norte de la provincia de Ciudad Real, donde las últimas estribaciones meridionales de los Montes de Toledo dan paso a la extensa llanura manchega y al histórico Campo de Calatrava.

 

 

Dos Parques Nacionales, Cabañeros y las Tablas de Daimiel, además del Parque Natural de las Lagunas de Ruidera, rodean este municipio convirtiéndolo en un privilegiado entorno natural con singulares ecosistemas e impresionantes parajes.

Uno de los más importantes es la Reserva Natural de Las Navas de Malagón, formada por lagunas de origen volcánico de las más grandes de la Península Ibérica. Este espacio natural está formado por tres espejos de agua que forman lagunas encharcadas estacionalmente.

Sierras de cuarcitas y depresiones de pizarra, son otros encantos de este municipio que ofrece rincones especiales para contemplar preciosos amaneceres o puestas de sol. Pinturas rupestres y el monumento del sepulcro de Publico Cornelio de Alarcos, caído en la Batalla de Salaria de la segunda Guerra Púnica, son elementos que hablan del remoto pasado de esta tierra.

Entre el patrimonio histórico y cultural de Malagón, destaca el Convento de San José, fundado por Santa Teresa de Jesús. En el Altar Mayor, puede verse un precioso retablo barroco realizado por el escultor toledano Germán López Mejías, considerado uno de los retablos más bellos del barroco tardío español.  

Su castillo árabe, que fue conquistado por Alfonso VII y cedido a la Orden de Calatrava;  y su Iglesia Parroquial, construida en la mitad del siglo XX en el lugar donde se encontraba la primitiva Iglesia del siglo XV que se derrumbó y que una vez reconstruida volvió a ser azotada por un terremoto en 1755 causándole numerosos desperfectos.

Interesante también resulta el Puente del río Bañuelos de la época romana, con diez ojos formados por arcos de bóveda de ladrillo unidos con argamasa de cal y arena. Junto al puente, se eleva el Molino Carrillo, una construcción de finales de siglo XVIII realizada con muros de mampostería y gruesos contrafuertes cilíndricos, que aún conserva la maquinaria original.

Malagón también cuenta con un museo etnográfico que alberga una interesante colección de objetos, útiles y enseres de antaño. Aperos de labranza, artesas, arreos e instrumentos para la elaboración de quesos artesanos o miel son algunas de las piezas que pueden contemplarse en este peculiar espacio museístico y que permitirá al visitante acercarse actividades tradicionales.

Entre las fiestas, destaca su Carnaval, declarado de Interés Turístico Regional, que reúne diferentes singularidades. Entre ellas, la subida a la Sierra de los Moros el jueves lardero para comer sardinas asadas; o la fiesta de ánimas, una tradición del siglo XVI en la que hombres y mujeres portan banderas con un siglo de antigüedad, realizan ofrendas y finaliza con una degustación de dulces típicos.

Más información: www.malagon.es